El lado marroquí amanecía hoy con un campamento improvisado de porteadores que esperaban su momento para entrar en la ciudad vecina.