Los transportistas lamentan no solo la presión que siguen sufriendo en el puerto sino, también, los daños en sus vehículos