Es el culmen, cuando las imágenes lucen así en nuestras calles, pero meses e incluso años antes, puntada a puntada se gesta parte de nuestra semana santa.