San Antonio, uno de los santos más queridos por los ceutíes, ya luce engalanado en su ermita esperando la llegada de los fieles y devotos